Jueves, 04 de febrero de 2010

Necesitaras mucha FUERZA para enfrentar los vientos contrarios que se avecinan...
Dios siempre nos previene con anticipacion para que nos preparemos.
Hay nubes de tormenta en el horizonte y es necesario estar FORTALECIDOS con el poder sobrenatural que viene de lo alto...

Las fuerzas humanas no son suficientes para soportar las presiones externas que se presentan en la vida...
Con facilidad cedemos y caemos derribados...
Necesitamos desde hoy FORTALECERNOS en Dios…
Incrementemos nuestro tiempo de oracion...
Aquel que no lo hace, comiencelo a hacer...
Aquel que lo hace, incremente ese tiempo...
En verdad que lo necesitaremos...
Vienen situaciones en que nos confrontaremos con nuestra debilidad...

Vienen acontecimientos muy fuertes, pero no desmayes, pues ante tales circunstancias Dios te mantendra FIRME sobre la ROCA y ademas gozaras de su COBERTURA total...

Encontramos Luz y fortaleza en la PALABRA DE DIOS

 

“Venid a mí todos los que están fatigados y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen con mi yugo, y aprendan de mi, que soy sencillo y humilde de corazón, y encontrarán descanso para sus vidas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera.” Mateo 11, 28-30





Paciencia en la prueba

  “¡Feliz el hombre que soporta la prueba! Porque superada la prueba recibirá la corona de la vida que ha prometido el Señor a los que le aman”.
Santiago 1, 12


La fuerza nos viene de Dios

  “¿Es que no lo sabías? ¿O es que no lo has oído? Dios eterno, Dios, creador de la tierra hasta sus bordes, no se cansa ni se fatiga; imposible escrutar su inteligencia. Que al cansado da vigor, y al que no tiene fuerzas la energía le acrecienta. Los jóvenes se cansan, se fatigan, los valientes tropiezan y vacilan, mientras que a los que esperan en Dios él les renovará el vigor, subirán con alas como de águilas, correrán sin fatigarse y andarán sin cansarse.”
Isaías 40, 28-31


No dejarse abatir por la tristeza

  “No te abandones a la tristeza, ni te atormentes con tus pensamientos. La alegría de corazón es vida para el hombre, y la felicidad le alarga los días. Distrae tu alma y consuela tu corazón, aparta de ti la tristeza; pues la tristeza ha perdido a muchos, de ella no se saca ningún provecho. Envidia y malhumor acortan los días,”
Eclesiástico 30, 21-24


Distinguir la tristeza buena de la mala

  “En efecto, la tristeza según Dios produce un irreversible arrepentimiento para la salvación; mas la tristeza del mundo produce la muerte. Mirad qué ha producido entre vosotros esa tristeza según Dios: ¡qué interés, qué disculpas, qué enojo, qué temor, qué añoranza, qué afán, qué escarmiento”.
2ª. Corintios 7, 10-11


Las fuentes de la alegría para el cristiano

  “«Bienaventurados los pobres de espíritu,
porque de ellos es el Reino de los Cielos.
Bienaventurados los mansos,
porque ellos poseerán en herencia la tierra.
Bienaventurados los que lloran,
porque ellos serán consolados.
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia,
porque ellos serán saciados.
Bienaventurados los misericordiosos,
porque ellos alcanzarán misericordia.
Bienaventurados los limpios de corazón,
porque ellos verán a Dios.
Bienaventurados los que trabajan por la paz,
porque ellos serán llamados hijos de Dios.
Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia,
porque de ellos es el Reino de los Cielos.”
Mateo 5, 3-10


Palabras de esperanza

  “En verdad, en verdad os digo que lloraréis y os lamentaréis, y el mundo se alegrará. Estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en gozo. La mujer, cuando va a dar a luz, está triste, porque le ha llegado su hora;
pero cuando ha dado a luz al niño, ya no se acuerda del aprieto por el gozo de que ha nacido un hombre en el mundo.”
Juan 16, 20-21


Confianza en el consuelo que viene de Dios

  “Yo cambiaré su duelo en risas, los consolaré y transformaré en alegría su dolor.”
Jeremías 31, 13

  “Yo haré que cicatrice tu llaga, y sanaré tus heridas.” Jeremías 30, 17

  “El que anda a oscuras y carece de claridad confíe en el nombre del Señor y apóyese en su Dios.”
Isaías 50, 10

  “En lo excelso y sagrado yo moro, y estoy también con el humillado y abatido de espíritu, para avivar el espíritu de los abatidos, para avivar el ánimo de los humillados”.
Isaías 57, 15

  “Clamarás, y Yahvé te responderá; pedirás socorro y dirá «aquí estoy».”
Isaías 58, 9

  “Seréis alimentados, en brazos seréis llevados, sobre las rodillas seréis acariciados. Como aquél a quien su madre consuela, así yo os consolaré”. Isaías 66, 12-13

  “¿Sufre alguno entre vosotros? Que ore.”
Santiago 5, 13


Publicado por tabor @ 17:20  | Viviendo el Concilio
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios