S?bado, 28 de julio de 2012

Apología del Concilio Vaticano II

Por José Miguel Arráiz

Introducción

A pesar de ser un concilio ecuménico, no es poco frecuente escuchar de la boca de personas que profesan la fe católica (o dicen hacerlo) desatinados ataques a este sacrosanto concilio.

“¡Fue manipulado por Satanás! ¡Es el culpable de todos los males de la Iglesia! ¡Ha causado el éxodo masivo de católicos al protestantismo! ¡La reforma litúrgica ha protestantizado la misa!” son algunos de las mas desatinadas objeciones que he escuchado. Otros simplemente se escandalizan porque hay quienes quieren mantener vivo el espíritu del concilio.

Sin embargo, es la misma enseñanza de la Iglesia y del Papa Benedicto XVI la que me exhorta a mantener vivo el espíritu del Vaticano II. No en balde el papa Benedicto XVI nos exhortó arezar junto con él para que la Virgen María ayude a todos los creyentes en Cristo a tener siempre vivo el espíritu del Concilio Vaticano II, para contribuir a instaurar en el mundo aquella fraternidad universal que responde a la voluntad de Dios sobre el hombre, creado a imagen de Dios” (Y por eso no vamos a pensar que el Santo Padre estaba “poseso&rdquoGui?o

¿Cómo entender esta apología?

Para que esta apología le pueda a algún lector servir de algo, es necesario a que esté dispuesto a ser dócil a la enseñanza de la Iglesia. Los comentarios que aquí haré no son para un lefebvrista, que se niega a someterse a la autoridad de la cátedra de Pedro, pero si para aquellos que, afirmando ser católicos, y dóciles al sumo pontífice, se deshacen en ataques contra su persona y contra un concilio ecuménico. Sirva como un llamado a la reflexión y vean realmente si su postura está de acuerdo a la enseñanza del Magisterio de la Iglesia.

¿Qué es el Concilio Vaticano II?



El Concilio Vaticano II es un concilio ecuménico convocado y presidido por el Papa Juan XXIII y posteriormente por el Papa Pablo VI a la muerte de su predecesor. Celebrado desde 1962 hasta 1965 es con toda propiedad el concilio mas grande en cuanto a participación (asistieron unos 2.540 padres conciliares, mientras que en Calcedonia 200 y en Trento 950) y en cuanto a catolicidad pues es la primera vez que participan obispos en modo sustancial no europeos (sobre todo africanos y asiáticos).

El Concilio constó de cuatro sesiones las cuales tras un largo y duro trabajo, se redactaron 16 documentos, que pueden consultar aquí:

Documentos del Concilio Vaticano II


Publicado por tabor @ 21:03  | Viviendo el Concilio
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios