Martes, 31 de julio de 2012

La espiritualidad de la comunión, quiere revivir en la Iglesia el acto creador de Dios, en toda su riqueza y complejidad.

 

“Y vi un cielo nuevo, y una tierra nueva: porque el primer cielo y la primera tierra se fueron, y el mar ya no es.

Y yo, Juan, vi la santa ciudad, Jerusalén nueva, que descendía del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.
Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y el mismo Dios será su Dios con ellos. (Apocalipsis  (Ap.,21,1-2).

Si la espiritualidad de la comunión no es la espiritualidad del siglo XXI, el Evangelio no tendrá vigencia en un mundo descristianizado. Aunque sea en minorías testimoniales, porque lo dijo Jesús: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras, no pasarán...”. La pregunta que podemos y debemos hacernos es ¿Qué pasa con el resto de la Iglesia, anclada – a veces muy gustosamente en una espiritualidad individualista-. Claro esto como en los tiempos de Jesús es responsabilidad de los dirigentes de la Iglesia, que mirán muchas veces más por la imagen exterior de la Iglesia, que por una autentica conversión de los corazones.

Ahora bien, cuando hablamos de espiritualidad no se distingue sexos, ni lugares sociales.. No cabe duda que, nuestra espiritualidad, centrada desde la juventud en unas practicas y concepciones muy concretas, ha ido cambiando al colocarnos en una perspectiva y en una óptica determinada.

Cuando hablamos de una espiritualidad del siglo XXI, los que hemos vivido durante muchas décadas en el siglo pasado, podemos colocarnos mejor en esta perspectiva porque tenemos muchos términos de comparación.

Por otra parte, aunque de suyo, la espiritualidad cristiana no vincula a ninguna perspectiva ni masculina ni femenina, la óptica más cercana al mensaje bíblico y evangélico es precisamente la de los pobres y excluidos. Siguiendo la doctrina social de la Iglesia -no muchas veces su práctica-, nos encontramos en un lugar privilegiado para hablar de laespiritualidad del siglo XXI.




Publicado por tabor @ 13:01  | Eclesiologia del Vat. II
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios