Viernes, 03 de agosto de 2012
La Iglesia no es “piramidal” ni “horizontal”, dice el Cardenal Rivera
Una noticia para nuestra Iglesia, con tendnecia a ser jerarquicamcemente piramidal. La celebración del  Año de la Fe debe ser una vuelta al Espiirtu y a la letra del Concilio VAticano II, no solo a celebraciones puntuales.

MEXICO D.F., 10 Nov. 03 / 02:08 pm (ACI).- Durante la celebración de la fiesta de la Dedicación de    la Basílica de San Juan de Letrán realizada en la Catedral Metropolitana, el    Cardenal Norberto Rivera cuestionó a quienes entienden la Iglesia como una estructura    “piramidal” y la promoción que algunos sectores hacen de una Iglesia “horizontal”.  El Arzobispo de México aclaró que la revelación, por el    contrario,  nos muestra a la Iglesia como “un ser orgánico, en un esquema    de comunión”.

“Muchos de nosotros hemos escuchado las críticas a la Iglesia    ‘piramidal’ y quizá también somos testigos de la tendencia actual que habla    de una Iglesia ‘horizontal’. Cuando nos acercamos al Nuevo Testamento vemos    con claridad que Cristo no quiere ni una estructura piramidal ni un esquema    horizontal para su Iglesia. Cristo presenta a su Iglesia como un ser orgánico,    en un esquema de comunión”, señaló el Purpurado.

Después de una prolongada ausencia en la Catedral debido    a su estancia en Roma, a un accidente sufrido en aquella ciudad y el fallecimiento    de su padre a fines de octubre, el Cardenal Rivera presidió la celebración eucarística    en la Sede Primada destacando en su homilía la importancia de la Cátedra del    Santo Padre como “madre y cabeza de todas las iglesias del mundo”.

Después de agradecer las muestras de cariño y las oraciones    por su padre y su familia, el Prelado señaló que algunas imágenes de la revelación    buscan explicar el misterio de la Iglesia.

Recordó, por ejemplo, que el Señor Jesús “la compara con    un árbol: ‘Yo soy la vid, ustedes los sarmientos’. En un árbol hay muchas    partes, cada parte tiene una función específica, pero todas las partes están    al servicio de la unidad, unidad mantenida por la sabia que da vida a todo el    árbol; esta sabia es el don del Espíritu Santo”.

Asimismo explicó que “San Pablo compara a la Iglesia con    un cuerpo. Cristo es la cabeza, nosotros, los distintos miembros; cada    miembro unido a todo el cuerpo y a su cabeza, el Espíritu Santo es el alma que    une y vivifica a todo el cuerpo”.

El Primado de México señaló durante su homilía que “Jesucristo    compara a su Iglesia a un edificio: Él es la Piedra fundamental, los    apóstoles son los cimientos, y nosotros, las piedras vivas ensambladas por el    Espíritu Santo para ser templo del Dios vivo. La Iglesia, nosotros los cristianos,    somos el Templo de Dios y las estructuras humanas son inadecuadas para expresar    el misterio de la Iglesia en donde Dios habita”.


Publicado por tabor @ 12:45  | Viviendo el Concilio
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios