Jueves, 29 de noviembre de 2012

Diálogo interreligioso: El camino desde el Vaticano II hasta Benedicto XVI.

Nostra Aetate, Dignitatis Humanae.           

Arzobispado de Valencia

COMISIÓN DIOCESANA DE ESPIRITUALIDAD

SEMANA DE LA ESPIRITUALIDAD en el año de la fe con motivo del documento “Porta fidei”

 “ESPIRITUALIDAD  DE COMUNIÓN” a la luz de los documentos del Concilio Vaticano II

 

21 noviembre 2012

Diálogo interreligioso: El camino desde el Vaticano II hasta Benedicto XVI.

Nostra Aetate, Dignitatis Humanae.            

Josep Buades  Fuster SJ. Miembro de CEIMIGRA

 

Diálogo interreligioso: el camino desde el Vaticano II hasta  Benedicto XVI .

Nostra ætate y  Dignitatis humanæ

 

Josep Buades Fuster SJ 

 

 

Introducción 

 

El encuentro entre cristianos y creyentes de otras religiones sucede constantemente. Ya no es  como antaño, cuando la expansión colonial llevó a la evangelización de las tierras americanas y africanas; o cuando las minorías de colonos convivían en Asia con masas de población en la tranquila  posesión  de  sus  religiones  (islam,  hinduismo,  budismo  y  confucionismo principalmente). 

La  potenciación  de  los  procesos  migratorios  en  todo  el  mundo  y  la  secularización, como ámbito en el que se rompe el mero vínculo tradicional con una cultura y  una  religión  predominantes  en  la  sociedad, multiplican  la  diversidad  religiosa  en  el  seno  de  todas las sociedades.

La Iglesia es consciente de esta situación, reflexiona sobre la misma, y  trata de dar respuesta. La conciencia, el grado de reflexión y las respuestas no son parejas en  todos  los  lugares  en  los  que  está  implantada  la  Iglesia:  dependen  en  gran  medida  de  la  configuración de cada sociedad, de la posición que ocupa la Iglesia en cada una de ellas, de las  inercias  o  del  empuje  histórico  que  manifiesta. 

En  el  cincuentenario  del  Concilio  ecuménico  Vaticano II merece la pena volver sobre la atención que prestaron los padres conciliares a las  religiones no cristianas. Y cómo desde entonces se ha trazado un camino. Valgan como testigos  de  este  camino  los  Pontífices  y  los  organismos  de  la  curia  romana. 

Como  conclusión,  cabe  presentar la propuesta de diálogo interreligioso que hace Benedicto XVI en su pontificado. 

 

Las religiones no cristianas en el Concilio Vaticano II 

 

El  Concilio  abordó  la  cuestión  de  las  otras  religiones  al  menos  en  tres  perspectivas:  soteriológica,  antropológica  y  práctica.  Dicho  de  otro  modo,  se  plantea  el  valor  de  las  otras  religiones en el designio salvífico de Dios; se plantea cómo la dignidad humana exige que se  garantice  la  libertad  religiosa  necesaria  para  la  búsqueda  de  la  verdad,  para  el  pleno  despliegue de la existencia humana respondiendo a la vocación divina, para acoger la llamada  de Dios a la Vida plena; y se plantea por fin cómo orientar las relaciones con los fieles de otras  religiones y con sus representantes en el compromiso por la justicia y la paz en el mundo.


Publicado por tabor @ 19:07
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios