S?bado, 12 de enero de 2013

CONCLUSIÓN

En   resumidas cuentas solo he querido deciros dos cosas,

·          el apostolado de los seglares es el apostolado capilar,   amplio, multiforme y multipresente de una Iglesia formada por cristianos   convertidos, agradecidos por los bienes recibidos con la fe, deseosos de   ofrecérselos y transmitírselos a sus familiares, amigos, vecinos y   conciudadanos.

·          En España necesitamos comenzar por fortalecer y   clarificar  religiosamente   nuestras comunidades básicas que son las parroquias, necesitamos recuperar la   valoración de la fe y la confianza en nosotros mismos como discípulos y   miembros de Cristo, para entrar    en una comunicación de comprensión y de profecía con nuestros   conciudadanos que han perdido las huellas de Cristo y han dejado de confiar en   su Iglesia.

Juan   Pablo II concluía así su exhortación apostólica Christifideles laici, acerca   de la vocación y misión de los fieles cristianos en la Iglesia y en el   mundo:

“En los   umbrales del tercer milenio, toda la Iglesia, pastores y fieles, ha de sentir   con más fuerza su responsabilidad de obedecer al mandato de Cristo: “Id por   todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación” (Mc 16, 15),   renovando su empuje misionero. Una grande, comprometedora y magnífica empresa   ha sido confiada a la Iglesia: la de una nueva evangelización, de la que el   mundo actual tiene una gran necesidad. Los fieles laicos han de sentirse parte   viva y responsable de esta empresa, llamados como están a anunciar y servir el   evangelio en el servicio a los valores y a las exigencias de las personas y de   la sociedad”.

Siguiendo el ejemplo del Papa, concluyo mi   exposición con una oración a la Virgen María, Madre de Jesús, madre de la   Iglesia y madre de todos los hombres:

Oh Virgen María, Madre de Cristo y Madre de la   Iglesia,

Contigo damos gracias a Dios por el don de la fe y de la   salvación que esperamos,

Llena nuestros corazones del ardor necesario para sentirnos   apóstoles de tu Hijo,

Danos tu misma disponibilidad para cumplir el mandato del   Señor

Para el conocimiento de Dios y la salvación de nuestro   mundo,

Virgen fiel, ayúdanos a obedecer al mandato de tu Hijo y a la   llamada de la Iglesia,

Virgen valiente, ayúdanos a vencer las dificultades que   encontremos para ser apóstoles de tu Hijo en la vida real de cada   día,

Virgen misericordiosa, ayúdanos a amar a nuestros hermanos para   llevarles el conocimiento de tu Hijo y del Padre celestial,

Tú que fortaleciste la fe de los Apóstoles y pediste para ellos   la fuerza del Espíritu Santo,

Haz que vivamos ahora un verdadero Pentecostés que haga de   nosotros apóstoles de tu Hijo,

Sostennos para que vivamos siempre como fieles hijos de la   Iglesia de tu Hijo

Y trabajemos decididamente para construir en esta   tierra

La ciudad de la verdad y del amor,

En la que sea reconocido y glorificado el Dios Creador y   Salvador.

Amén

[1]   Cont. Lumen Gentium, c.II, n. 17 La misma doctrina expuesta más ampliamente en   Apostolicam Actuositatem. Lo vocación cristiana es siempre vocación para el   apostolado. Los tiempos actuales permiten y requieren la movilización   apostólica de todos los fieles cristianos.

[2] Cf.   Ecclesia in Europa, n. 41

[3]   Conc. Vaticano II, Decreto Apostolicam Actuositatem, 3

[4]   .Juan Pablo II, Christifideles laici, n.9

[5]   Decreto Apostolicam Actuositatem, n. 6

[6] ib.

[7]   Citado por Juan Pablo II en Christifideles laici,.  n.15

[8] Juan   Pablo II, Christifideles laici, n. 14

[9] Cf.   II Cor 5, 17

[10]   Juan Pablo II, Christifideles laici, n.17

[11]   Cf.  Ecclesia in Europa,  n.46

[12] Cf.   II Cor  4, 8-10

[13] Cf.   II Cor 11, 7-10

[14] Cf.   I Cor, 1, 18-3=

[15] Cf.   II Cor 6, 4- 10 y en otros muchos lugares.

[16] Cf   las interesantes observaciones a propósito de las parroquias que hace el Papa   en Christifideles laici, nn. 25-27; igualmente en Ecclesia in Europa,   n.15

[17] Cf.   Ecclesia in Europa, n. 23

[18]  En   Christifideles laici, n. 29

[19] nn.   34


Publicado por tabor @ 10:09  | Viviendo el Concilio
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios